Bailando en el Espacio de Igualdad María de Maeztu

publicado en: Sin categoría | 0

Soy feminista; me avergonzaría no serlo, porque creo que toda mujer que piensa debe sentir el deseo de colaborar como persona, en la obra total de la cultura humana.

 

María de Maeztu, maestra, pedagoga, directora de escuela y conferenciante española (1881-1948).

 

Madrid cuenta con un Espacio de Igualdad que lleva el nombre de una gran mujer que luchó activamente para cambiar la educación en España: María de Maeztu.

 

Las usuarias del centro ubicado en el barrio madrileño de Carabanchel pueden acceder a diversos recursos como los que ofrecen el departamento de atención Psicológica, asesoramiento jurídico y atención para el desarrollo profesional.

 

Además de todos estos servicios, las mujeres que acuden al Espacio de Igualdad María de Maeztu pueden participan en una serie de actividades abiertas, como la que he ofrecido yo a finales de junio, impartiendo el taller monográfico Cuerpo en Movimiento para un grupo de aproximadamente 15 participantes de diversas edades.

 

 

flyer propuesta espacio maría maeztu marina santo

 

 

Después de la sesión las participantes han podido disfrutar de la performance Plural realizada por mis alumnas regulares del grupo Cuerpo en Movimiento de la Fundación Entredós, seguida de una enriquecedora conversa con el público presente sobre danza, proceso de creación y arte hecho por mujeres.

 

 

performance espacio igualdad maria maetzu alumnas marina santo

 

Para quien no la conoce, María de Maeztu ha dirigido la Residencia de Señoritas, que ha alojado grandes personas que dejaron huella en la historia como Gabriela Mistral, Victoria Kent, Marie Curie y María Montessori, entre muchas otras.

 

La maestra también ha fundado el Lyceum Club Femenino organizando conciertos, cursos, exposiciones y una serie de actividades culturales de gran calidad nacional e internacional inspiradas en el modelo europeo de clubs para mujeres.

 

Junto a Clara Campoamor fundó la Federación de Mujeres Universitarias y su legado es tan rico que me sorprende no saber nada de su historia hasta ser invitada para colaborar con el Espacio de Igualdad que lleva su nombre.

 

Muchas gracias a todas las compañeras del equipo de organización de actividades del espacio que han hecho esta experiencia posible, a las entusiastas participantes del taller y a las danzantes por la generosidad en compartir sus movimientos.

 

Un agradecimiento especial a la danzante Blanca Esther Gutiérrez Garcia por presentarme el Espacio de Igualdad María de Maeztu y por encontrar en el baile un camino de profundo desarrollo personal y placer.